¿Qué puedo comer para bajar de peso? (Parte 1/2) - Salud y Nutrición

Foto: http://www.alljudo.net/actualite-judo-1499-perdre-du-poids-rapidement--ce-qu-il-faut-savoir--partie-i.html

Foto: http://www.alljudo.net/actualite-judo-1499-perdre-du-poids-rapidement--ce-qu-il-faut-savoir--partie-i.html

Más veces de lo que te imaginas me hacen ese tipo de preguntas al finalizar la clase de yoga; el sobrepeso y cómo evitarlo, pero más frecuentemente cómo eliminarlo; es un tema que forma parte de la conversación diaria de muchas personas.

Nunca falta en las pláticas con las amigas, la comadre, la vecina, etc. la recomendación de la fruta milagrosa y de moda, del té maravilloso que mágicamente te hace adelgazar, la última dieta que promete ser la panacea o la píldora que sin esfuerzos, de la noche a la mañana promete hacerte ver como un dios griego mitológico.

La pregunta “¿qué puedo comer para bajar de peso?” (o similares) oculta y envuelve en sí una serie de factores, que por lo general, solamente reflejan el estado físico, mental e incluso emocional de las personas que la externan o la piensan.

Si analizas un poco, esa pregunta es contradictoria en sí, pues estarás de acuerdo con que la mayoría de los problemas de sobrepeso surge precisamente por comer de más. Así que si comes en exceso, incluso alimentos que te “ayudan a bajar de peso”, no eliminarás el problema.

Más aún, la pregunta refleja la tendencia (no) natural que los seres humanos tenemos de buscar las soluciones de nuestros problemas siempre fuera de nosotros, en terceras personas u objetos.

Es decir: si quieres una bendición, vas con el sacerdote. Si quieres conocer tu futuro, vas con el adivino. Si quieres deshacerte de la mala suerte, vas a hacerte una limpia. Si quieres buscar una respuesta espiritual, vas con el hombre sabio (y más recientemente a Google). Si quieres bajar de peso, buscas un alimento o pastilla milagrosa.

Así vives (¿o sobrevives?) tu vida, buscando, buscando y buscando.

Un señor pasó más de una hora buscando sus lentes; frustrado y aceptando la situación decidió salir de casa sin ellos. Así que suspiró, se miró al espejo para checar por última vez su aspecto y se dio cuenta que tenía los lentes puestos...

En todas las DISCIPLINAS espirituales serias, se alienta a que el ser humano busque dentro lo que sería imposible encontrar fuera. Un tip para ello es, por supuesto, la práctica frecuente del yoga y la meditación.

Por favor comprende que no estoy diciendo que no tienes que consultar a nadie, estoy diciendo que no importa a cuántos psicólogos consultes, a cuantos nutriólogos visites, o a cual gimnasio estés inscrito; finalmente quien debe hacer las cosas eres tú.

Incluso, si existiera (y no existe, es una suposición) una pastilla milagrosa como las que anuncian en la TV que te haga bajar de peso, desintoxicar tu cuerpo, fortalecer tus abdominales, obtener al amor de tu vida, ganarte la lotería y asegurarte el cielo; aún así depende de ti tener la DISCIPLINA de tomarla como se debe.

Si estás inscrito en un gimnasio, asiste. Simple. Si estás consultando a un nutriólogo, come lo que te indica. Simple. Pero no lo haces porque necesitas desarrollar y construir tu disciplina; no has entrenado a tu mente para que sea disciplinada. Cuando llega el momento de meditar, de ir al gimnasio, de correr, de dejar de comer, etc. tu mente despliega un hermoso catálogo de pretextos por los cuales no deberías ir: “es que hace frío..., es que hace calor, es que estoy adolorido, es que se ve riquísimo...” Y luego andas preguntando ¿qué puedo comer para bajar de peso? 

Por: Satguru Singh

Te puede interesar:

¿Qué puedo comer para bajar de peso? Parte 2/2


Por: Satguru Singh
Twitter: @YoguiSatguru
www.yoguisatguru.com
Maestro de Kundalini Yoga y Gastrónomo, cuenta con certificación internacional de KRI (Kundalini Research Institute) e IKYTA (International Kundalini Yoga Teachers Asociation). Actualmente, además de dar clases regulares de yoga, es conferencista de diversos temas relacionados con el yoga y brinda cursos específicamente adaptados para mejorar ambientes laborales en empresas a través de la práctica del yoga.