¿Por qué el estrés engorda? - Salud y nutrición

Foto: https://www.ligne-en-ligne.com/articles/stress-grossir

Foto: https://www.ligne-en-ligne.com/articles/stress-grossir

Por: Psic. Claudia Juárez

Cuando estamos bajo estrés, una de las conductas más frecuentes es el comer compulsivamente, es decir, por impulso. No es que realmente tengamos hambre (aunque en algunas ocasiones la sensación de vacío puede estar presente), sino que la “necesidad de comer lo que sea” se orienta más a comer “lo prohibido”  (dulces, pasteles, galletas, chocolates, etc). Todos estos alimentos, ricos en azúcar cubren una necesidad que tiene nuestro organismo cuando está bajo tensión o estrés, y que tiene que ver con la elevación de una hormona, conocida como “la hormona del estrés”, o cortisol. Dicha hormona prepara a nuestro organismo para enfrentar el peligro, o lo que conocemos como “Respuesta de Lucha o Huída”.

Dicha respuesta es en realidad un conjunto de respuestas: aumenta nuestra frecuencia cardiaca y se acelera nuestra respiración; aumentan también la tensión muscular y la sudoración. Tu misma puedes comprobar estas señales la próxima vez que te encuentres en una situación estresante.

De igual manera, el aumento en la producción de cortisol provoca una elevación de los niveles de azúcar en sangre, misma que en muchas ocasiones no puede ser metabolizada correctamente.

Dato curioso: ¿Sabías que después del ataque terrorista a las Torres Gemelas la demanda de crema de cacahuate en los Estados Unidos se elevó considerablemente?

El estrés, además puede provocar dificultades para dormir (insomnio) y se ha demostrado que cuando no dormimos suficiente nuestro metabolismo no actúa de manera eficiente, y tendemos a engordar.

El estrés puede ser provocado por diferentes situaciones, pero una muy importante, es pensar que “estamos a dieta”. La simple idea de ello, puede generarnos más estrés del que ya de por sí tenemos y que puede estar relacionado con situaciones laborales, familiares o personales.

El cortisol también provoca mayor acumulación de grasa en la zona abdominal.

Por lo anterior, es importante que además de mejorar tus hábitos alimenticios, aprendas también a controlar el estrés, pues de lo contrario, podrían verse saboteados tus intentos por comer mejor



Autora:
Psic. Claudia Juárez
Hospital Ángeles del Pedregal (Ciudad de México)
Torre Angeles Consultorio 632
Tels: 55685978, 55684866, 51356157