No más "bullying" - Salud emocional

Foto: https://storify.com/Aziz_almezaiel/bullying

Foto: https://storify.com/Aziz_almezaiel/bullying

El bullying puede presentarse en niños y niñas de cualquier edad mediante asaltos físicos o agresiones, amenazas verbales y/o físicas, exclusión intencional de un grupo, silencio (ley del hielo), esparcir rumores, gestos o muecas de amenazas, apodos humillantes o insultos frecuentes.

Las consecuencias del bullying son devastadoras para los niños y sus familias, tratar de poner un alto puede no ser fácil  pero es importante que los chicos sepan que sí puede evitarse, resolverse y que es posible para ellos sentirse seguros y protegidos. 

Si crees que tu hijo está involucrado (ya sea como víctima o victimario) en una situación de intimidación o abuso, sigue estos consejos:

-       Explica a tu hijo porque es inaceptable el comportamiento abusivo.

-       Abre los canales de comunicación y confianza con el chico y bríndale tu apoyo cualquiera que sea su situación. 

-       Habla de manera serena con el pequeño sobre la situación que está viviendo, no lo acuses ni seas agresivo con él, escucha atentamente sin interrumpirlo ni regañarlo.

-       Desarrolla empatía y solidaridad con el niño, seguramente está pasando por un momento social o emocional difícil de manejar.

-       No ignores ninguna de las señales de intimidación.

-       El miedo a ir a la escuela, ausencias escolares constantes por enfermedad, moretones, falta de amigos, ser sumiso o reservado respecto a otros niños, sentirse infeliz, inseguro o presentar deseos de venganza son algunas señales de alerta que pueden indicar que un chico está siendo víctima de bullying.

-       No es sencillo como padre reconocer que un hijo es “bully” (agresor), pero es tu responsabilidad identificarlo aunque lo sea con o sin intención de lastimar a otros ya que también hay consecuencias para él (bajo rendimiento académico, gran probabilidad de convertirse en cónyuges o padres abusivos y de participar en actividades criminales como adultos).

-       No enfrentes al niño abusador o a sus padres sin apoyo de la escuela o autoridades.

-       El bullying es un problema que debe solucionarse con la colaboración de las autoridades escolares y los padres de familia. Los salones de clase, patios de recreo, baños, pasillos, eventos extraescolares y sus alrededores deben ser espacios seguros, con vigilancia y supervisión eficaz y constante. Las actividades a las que asisten los niños fuera del horario escolar (fiestas infantiles, eventos deportivos, clases, reuniones, etc.) también deben ser supervisadas por adultos en todo momento.

-       Enséñale a tu hijo a defenderse y a poner límites, a alejarse de las situaciones que representen peligro para su integridad física y a pedir ayuda a sus compañeros o a algún adulto.

-       Explícale que acusar a los abusadores de otros niños no es ser chismoso y que si se le permite a un abusador continuar haciéndolo, todos se convierten en víctimas. Confírmale que al reportar un abuso recibirá ayuda y que tú y el personal de la escuela lo apoyarán.

-       Establece reglas respecto al comportamiento agresivo, asegúrate que el niño esté enterado de las consecuencias para este tipo de comportamiento y para la violación de las normas (por ejemplo: perder privilegios).

-       Participa en la vida de tus hijos dentro y fuera de la escuela. Tener la oportunidad de observar como interactúa el chico con otros niños nos permite tomar acción si se detecta algún comportamiento potencialmente problemático. 


Por: Amparo Bandera, Terapeuta 
E-mail: terapia@amparobandera.com
Twitter: AmparoBTerapia
Sitio Web:www.amparobandera.com