Hambre emocional: La comida y las emociones - Salud emocional

Foto: http://www.femina.fr/Sante-Forme/Regimes-Nutrition/Perdre-du-poids-en-gerant-ses-emotions

Foto: http://www.femina.fr/Sante-Forme/Regimes-Nutrition/Perdre-du-poids-en-gerant-ses-emotions

Comer es una necesidad de nuestro organismo para obtener los nutrientes que necesitamos para estar sanos, desarrollar nuestras actividades diarias, entre otros. Sin embargo, en ocasiones la necesidad de comer se asocia a nuestros estados emocionales.

Por: Psic. Claudia Juárez

De acuerdo con el Dr. Roger Gould, nuestros hábitos alimenticios se relacionan directamente con nuestra “hambre emocional”, y propone 12 tipos:

El tipo 1. Es la persona que come cuando se siente enojada, deprimida, ansiosa, aburrida o sola. Para esta persona la comida es una forma de manejar el dolor que causan estas emociones.

El tipo 2. Es la persona que come para evitar la confrontación, cuando otros toman ventaja, se aprovechan de ella o la menosprecian.

El tipo 3. Este tipo es parecido al anterior. En este caso, la persona come cuando hay tensión en sus relaciones cercanas para evitar la ira.

El tipo 4. Es la persona perfeccionista, que se crítica y auto devalúa constantemente. Esta persona se "come" el odio que siente hacia sí misma por no ser perfecta.

El tipo 5. Cuando sus relaciones no satisfacen sus necesidades básicas de confianza y seguridad, esta persona utiliza la comida para llenar "el hueco".

El tipo 6. Es la persona que come para compensar la privación que sufrió de niño.

El tipo 7. Es la persona que quiere hacer valer su independencia, pues no le gusta que otros le digan lo que debe de hacer. Este tipo de persona diría “Es mi pastel, y me lo comeré si yo quiero”.

El tipo 8. Deacuerdo con el Dr. Gould esta persona es la que come cuando enfrenta nuevos retos. La comida es utilizada como un medio para aliviar la tensión y el miedo que provocan tales retos.

El tipo 9. Esta persona come para evitar la intimidad o para hacerse menos deseable sexualmente, y utiliza la gordura como forma de protección. 

El tipo 10. La persona se atiborra de comida para hacer pagar a aquellos que lo han herido en el pasado, y usa su cuerpo como campo de batalla para la elaboración de viejos resentimientos.

El tipo 11. Este tipo sufre el Síndrome de Peter Pan, pues come para enfrentar los desafíos de su propio crecimiento.

El tipo 12. En este caso, la persona come por el miedo consciente o inconsciente de estar delgado. 

Cada uno de ellos requiere de un manejo distinto, dado que sus motivaciones son diferentes. El Dr. Gould propone revisar varias veces esta lista, para identificar cual es el tipo de hambre emocional que tiene la persona. Una vez identificado, es importante buscar ayuda psicológica profesional que te permita trabajar en ello.



Datos de contacto:
Psic. Claudia Juárez
Hospital Angeles del Pedregal (Ciudad de México)
Torre Angeles Consultorio 632
Tels 55685978, 55684866, 51356157