Ni vegana, ni vegetariana, ni paleo: Yo soy omnívora social - Mis notas

Los animales omnívoros son aquellos que se alimentan tanto de otros animales, como de plantas. 

Últimamente me han preguntado si soy vegetariana o vegana y qué tipo de dieta llevo o si prefiero una teoría alimentaria en específico.

Les cuento, llevo una dieta variada: Frutas, verduras, legumbres, semillas, cereales integrales, etc. Y muy rara vez como carne. Cuando lo hago, elijo carne orgánica. Cuando compro alimentos de origen animal también opto por la versión orgánica: Huevo, mantequilla, leche, queso.

¿Como comida chatarra? !Por supuesto! Pero yo la preparo: Yo hago mis papas fritas, por ejemplo. Así controlo qué aceite uso, le dejo la cáscara a las papas (si son orgánicas) y también cuido la cantidad de sal.

Si tu te encargas de preparar tu comida chatarra, la comerás con menos frecuencia
porque aceptémoslo, hacer papas fritas implica trabajo.
-Michel Pollan, Food Rules

Dentro de mis posibilidades, busco lo que considero más saludable, lo que más me conviene y lo que va de acuerdo con mis creencias y mis gustos. Sin embargo, siempre hago hincapié en que debemos comer de todo y no convertirnos en policías de la comida. Y mucho menos criticar lo que los demás comen, ni hacer cara de "guácala" cuando alguien cerca se está comiendo unos cheetos y evitar echarles un sermón de grasas "trans", glutamato monosódico y colorantes artificiales.

¿Por qué no soy vegana, ni vegetariana, ni paleo?

Porque ser vegetariana no me dio buen resultado, a MI. Me explico: Comía súper bien, equilibrado, me llenaba de hojas verdes, lentejas, frijoles sin embargo, por años mis niveles de hierro salían bajísimos en los exámenes de sangre hasta llegar a ser peligroso. Me sentía muy cansada siempre. En el Instituto Nacional de Nutrición y Ciencias Médicas de la Ciudad de México (que era a donde iba a hacerme los análisis) se cansaron de decirme una y otra vez que mi dieta estaba perfecta pero que no me estaba funcionando A MI y que las pruebas de sangre lo demostraban. Entonces, tenía dos opciones: O tomaba complementos vitamínicos (en este caso hierro) o volvía a comer huevo y carne.  

Por supuesto intenté la parte de los complementos pero, quien ha tomado hierro quizá conozca algunos efectos secundarios posibles: Estreñimiento y dolor de estómago. Y entonces, me tomaba la pastilla de hierro, me dolía el estómago todo el santo día y me tenía que tomar de dos a tres veces vasos de agua con fibra (plántago) y aceite de oliva para poder ir al baño.  ¿Sexy, no? 

Así que si bien mi dieta es principalmente vegetariana, prefiero comer algunos productos animales que la pastillita de hierro del infierno, voy variando las fuentes de hierro en la semana, huevo en el desayuno, un par de días carne o pollo, etc.  

Si me invitas a tu casa a comer y hay enchiladas de pollo, me las como y disfruto cada bocado. Si salgo de viaje, procuro respetar mis hábitos y llevar snacks saludables pero si en el hotel hay huevos a la mexicana, no cuestiono al mesero si los huevos son orgánicos; me los como igual.  En mi opinión, complicarse demasiado y ser inflexible es más tóxico que un huevo que no es orgánico y si a mi me molesta muchísimo que cuestionen o critiquen mis hábitos de alimentación, yo no voy a ir a criticar a nadie por comerse un filete. Respeto ante todo.

El 90% del tiempo, yo estoy a cargo de elegir todo lo que me como y cocino así que no me va a pasar nada si cuando me invitan a comer me dan tacos de carne. Y de nuevo, se me hace súper grosero hacerle el fuchi a la comida de los demás.

La razón por la que yo elijo alimentos orgánicos tiene que ver con un asunto de salud y de consumo responsable y lo veo como la religión; respeto las creencias y elecciones alimentarias de cada persona por un tema de tolerancia y también porque todos tenemos necesidades distintas.

"Ninguna dieta funciona igual para todos."