5 cosas que no debes desayunar - Mis notas

¡Buenos días! ¿Ya conoces #nosalgassindesayunar? Es un hashtag que creé hace unos años para promover la importancia del desayuno y a esta campaña ya se han sumado otros blogueros, nutricionistas y coaches de salud. 


Bueno, mi caso personal es que yo empecé a saltarme el desayuno cuando me fui de casa a vivir fuera de México. Mientras viví con mis padres, mi mamá se despertaba casi de madrugada (ja,ja) y nos preparaba cosas deliciosas: Hot cakes integrales, fruta picada, jugo de naranja recién hecho, huevos a la mexicana. 

Cuando comencé a vivir sola se me hacía "fácil y práctico" salir de mi casa, pasar a Dunkin Donuts por un café y una dona. ¿El resultado después de 2 años de esta dieta desafortunada? 10 kilos de más. Encima, me sentía fatal, con flojera siempre, se me caía el pelo, se me rompían las uñas, tenía sueño todo el tiempo...

Cabe mencionar además, que después de comerme la dona glaseada con café, entre 7:30 y 8 am, a media mañana ya me estaba muriendo de hambre. ¡Claro! Si lo que había desayunado no sirve para nada, era pura azúcar y "energía falsa".

Regresé a México y seguí con este desafortunado hábito de no desayunar. Salía al trabajo con el estómago vacío o con un café, a media mañana me comía lo primero que se me ocurría (galletas o pan) y seguía el día tomando malas decisiones.

Para no hacerles el cuento muy largo, terminé con un desorden hormonal, con los 10 kilos que no podía bajar y tuve que ir al endocrinólogo quien a su vez me mandó con un nutriólogo. 

Lo primero que me dijo el nutriólogo fue: ¿Qué desayunas?
Ehm… café. 

Me hizo un plan de alimentación e hizo énfasis en la importancia del desayuno. En realidad el plan no era una dieta estricta ni que me costara trabajo seguir. Lo más importante fue justamente crear hábitos, horarios y no saltarme comidas.

Admito y NO LES ACONSEJO QUE LO HAGAN que al principio, hice trampa. Me fui a GNC y me compré un polvo de malteada de proteína, pensando que era mejor tomarme eso que no desayunar.  Poco a poco, fui teniendo más energía para despertarme, poner avena y leche en un plato. Después comencé a dejar el desayuno listo desde la noche anterior. 

Hoy, no concibo comenzar un día sin desayunar. Les cuento que después de 6 meses de desayunar bien, bajé los 10 kilos que tenía de más y me sentía mucho mejor.  

Hoy regreso con el tema del desayuno porque creo de verdad que es la comida más importante del día. Es empezar con el pie derecho y te ayuda el resto de la jornada porque no te mueres de hambre a media mañana ni andas de mal humor.

El problema es que, el desayuno es temprano, cuando tenemos que salir corriendo a la escuela o al trabajo y creo que todos preferimos quedarnos 5 minutos más en la cama que complicarnos la existencia pensando qué desayunar. Y entonces desayunamos, pero desayunamos mal.

Aquí te dejo 5 cosas que NO debes desayunar y cómo sustituirlas

1. Pan tostado o bagel con queso crema o mantequilla y mermelada.

  • Sustituye por: Pan tostado o bagel integral con aguacate o mantequilla de almendras. Si deseas algo dulce acompaña con pedacitos de plátano o manzana. 

2. Cereal comercial con leche: Si tu cereal tiene forma de estrellitas o donitas, no es cereal. Si pinta la leche: Ni te le acerques. 

  • Sustituye por: Avena o amaranto con leche.
    • *Si tomas leche de vaca, busca leche baja en grasa (light o descremada)
    • *Si deseas reducir tu consumo de productos animales y/o eres intolerante a la lactosa, sustituye por leches vegetales. 
    • Puedes añadir miel y/o fruta.

3. Jugo de naranja comercial. Bueno, de hecho ningún jugo comercial ni de envase de vidrio ni de tetra-pack. No importa lo que diga su publicidad, nada es mejor que un jugo hecho en casa con fruta fresca y sin azúcares ni conservadores.

  • Sustituye por: Jugo de naranja natural (máximo 2 naranjas por vaso) o jugos de verduras. Puedes hacer un jugo con 2 verduras + 1 fruta. 
    • Ejemplo: 1 rama de apio + 1 zanahoria + 1 naranja

Ya se, todos dicen que hay que beber el jugo recién hecho pero si de plano sabes que en la mañana no lo vas a preparar, déjalo listo desde la noche anterior, es mucho mejor que el jugo comprado, que tampoco es recién hecho. ¿no?

4. Avena precocida o instantánea. Es avena procesada y tiene menos fibra además suele tener azúcar añadida.

  • Compra avena entera, en la etiqueta debe decir simplemente "avena". 

La puedes comer cocida o dejarla hidratándose en leche de vaca o vegetal desde la noche anterior y combinar con nueces o fruta.

5. Yogurt comercial de sabor o yogurt comercial con granola incluída. 

  • Sustituye por: Yogurt natural o yogurt griego y añade la fruta y/o la granola.
Comienza tu mañana tomando decisiones correctas. Esto se reflejará en el resto del día, no sólo en tu ánimo sino en el resto de tus comidas. Crea tus desayunos dándole prioridad a la proteína y a los cereales integrales. 

Si quieres bajar de peso y no lo logras, échale un ojito a tus hábitos. Consulta a tu médico y/o nutricionista. No hagas la dieta de tu prima ni una dieta extrema, tu nutricionista te puede ayudar a crear una dieta personalizada que se adapte a tu edad, actividad, etcétera. 

Recuerda que lo que leemos en internet NO sustituye la consulta médica y/o con un nutricionista. Cuidemos nuestra salud.

Te puede interesar:

- 4 grandes culpables de los antojos

- Beneficios de crear un menú semanal y lista de compras

- Desayuno de avena